Go to Top

Auditoría Energética

Normalmente una Auditoría Energética se lleva a cabo para buscar oportunidades para reducir la cantidad de energía de entrada en el sistema sin afectar negativamente la salida. Cuando el objeto de estudio es un edificio ocupado se busca reducir u obtener un ahorro en el consumo de energía, manteniendo y mejorando al mismo tiempo el confort higrotérmico, la salubridad y la seguridad. Más allá de la simple identificación de las fuentes de energía, una Auditoría Energética tiene por objeto dar prioridad a los usos energéticos de acuerdo con el mayor a menor costo efectivo de oportunidades para el ahorro de energía.

Para llevar a cabo esta tarea existen básicamente tres tipos de auditoría:

Preliminar de Auditoría EnergéticaAuditoria Energetica Ahorro energetico Despacho Ingenieria Proyectos DIP

El anteproyecto de Auditoría Energética (o auditoría de diagnóstico o de recorrido) es el más simple y más rápido tipo de auditoría. Se trata de realizar un breve recorrido por las instalaciones, revisión de las facturas y otros datos de explotación para identificar cualquier zona de desperdicio de energía o de ineficiencia.

Habitualmente, sólo las principales áreas problemáticas se descubren durante este tipo de Auditoría Energética. Las medidas correctivas se describen brevemente, y se detalla una rápida aplicación de estimaciones de costos, el potencial de ahorro de costes de explotación así como los períodos de amortización. Este nivel de detalle, aunque no suficiente para llegar a una decisión final sobre la ejecución de un proyecto de medidas, es suficiente para dar prioridad a proyectos de eficiencia energética y para determinar la necesidad de una auditoría más detallada de una instalación o parte de instalación en concreto.

Auditoría Energética General

La auditoría general se basará en el anteproyecto de Auditoría Energética que se ha descrito anteriormente, mediante la recopilación de información más detallada de la instalación o parte de la misma, en la que se han detectado un mayor grado de consumo y en el que se analizará de una forma más detallada las medidas de conservación de energía.

En este punto se monitorizará la instalación de 12 a 36 meses para permitir que el auditor pueda evaluar la instalación, la demanda de energía y las tasas de uso según perfiles de energía. Esta parte es la más importante y la que nos proporcionará los datos necesarios para llevar a cabo las medidas correctoras y / o mejoras en la instalación.

Será necesario en este tipo de auditoría, realizar entrevistas con el personal de mantenimiento de las instalaciones, así como usuarios o trabajadores del lugar para que proporcionen una mejor comprensión de los usos de los principales puntos de consumo y de esta manera conocer a corto y largo plazo los patrones de consumo de energía.

Este tipo de Auditoría Energética será capaz de identificar el consumo diario, en las distintas franjas horarias, y proporcionará, tanto al cliente como al auditor, los datos detallados de consumo, y de esta manera la justificación del coste de sus facturas, para aplicar medidas correctoras y así conseguir un ahorro.

El auditor, por su parte, presentará las medidas a adoptar para reducir estos consumos, así como la inversión y amortización de dicha inversión, para que el propietario o promotor del edificio pueda tomar la decisión de poner en marcha las conclusiones obtenidas en esta auditoría.

Grado de inversión de Auditoría Energética

En la mayoría de las empresas, los ajustes o actualizaciones a una instalación energética deben proporcionar al cliente un retorno, a corto o larga plazo, de la inversión que ha llevado a cabo. Tanto la energía consumida y la energía a ahorrar deben ser evaluados con un criterio financiero y para esto, en los proyectos de mejoramiento y eficiencia energética, se utiliza la tasa de retorno de la inversión (TIR) para evaluar la conveniencia de la inversión. El ahorro proyectado de energía, deben desarrollarse de tal manera que proporcione un alto nivel de confianza. De hecho, los inversores a menudo demandan un ahorro garantizado.

Si tienes un gran consumo energético en tu negocio. Si necesitas ser más competitivo y disminuir gastos energéticos. Si además te preocupa tu planeta, DIP Ingeniería te ofrece Auditoría Energética que te ayudará a tener un ahorro de energía, a disminuir tu factura eléctrica, gas o gasóleo. A partir de ahora y en adelante las auditorías energéticas nos ayudarán a utilizarla eficazmente para evitar grandes gastos y reducir emisiones de CO2 a la atmósfera.

Los beneficios que DIP Ingeniería ofrece en la Auditoría Energética son:

  • Identificar dónde y cómo se consume la energía y los factores que afectar a este consumo.
  • Cuantificar dichos consumos energéticos de forma fiable.
  • Analizar las pérdidas de energía en las envolventes.
  • Analizar los rendimientos de las instalaciones.
  • Detectar y evaluar las oportunidades de ahorro y de mejora de la eficiencia energética.
  • Evaluar oportunidades de diversificación de energías y su repercusión económica.
  • Analizar la posibilidad de utilizar Energías Renovables.
  • Preparar un plan de acción global de mejora de la eficiencia energética del edificio y las instalaciones.

Si tienes cualquier duda, puedes llamarnos o rellenar nuestro formulario de contacto. Nuestros técnicos te asesorarán en todo aquello que necesites.